Cita de “Del libro Arte Naif”, de Oto Bihalji-Merin

Cita de “Del libro Arte Naif”, de Oto Bihalji-Merin

"...La esencia y el carácter naif brotan en el campo anímico de la inocencia y la sencillez. Si el artista renuncia a ellas, pone en peligro el clima específico de su arte. A lo largo de años o decenios de actividad artística, aquel perfecciona su técnica y puede moverse con más libertad en la materia de su composición. En cambio, si su sensibilidad y receptividad disminuyen, si empieza a repetirse y se pasa a la producción en serie, puede suceder que pierda en ingenuidad y en espontaneidad imaginativa…”

Historia del Arte Naif: descripción



¿qué pensáis vosotros?

"Término utilizado para calificar la producción pictórica, escultórica o arquitectónica elaborada por una persona que, por lo general, no posee formación artística previa.
En la mayoría de los casos los artistas naïf han sido autodidactos. Se han utilizado numerosas expresiones para calificar a este arte (arte innato, arte instintivo, neoprimitivismo) y a sus autores (pintores ocasionales, maestros populares de la realidad, primitivos modernos), pero ninguna de ellas parece totalmente satisfactoria. Si el arte naïf está, por lo general, al margen de la historia de los estilos, escuelas o vanguardias, sin embargo, sus autores, aunque no hayan recibido formación académica alguna, no viven fuera del mundo y son sensibles a sus orígenes, a las artes y tradiciones populares o a modelos académicos ampliamente difundidos, desde los calendarios de correos de antaño a los catálogos y la publicidad del mundo moderno.
El primer arte naïf, el del mundo rural, se inspiraba a menudo en la imaginación creadora de los artesanos que vivían en un entorno relativamente autárquico. Este arte desapareció con el inicio de la producción en serie durante la Revolución Industrial y, aunque durante mucho tiempo fue despreciado, posteriormente se vio revalorizado por el romanticismo y las reivindicaciones nacionalistas del siglo XIX antes de pasar a convertirse en objeto etnográfico. El arte naïf de finales del siglo XIX y de principios del siglo XX, muy diferente al anterior, estuvo íntimamente ligado al desarraigo urbano: añoraba la naturaleza perdida concebida como idílica desde una visión nostálgica del pasado y buscaba sus orígenes bíblicos, mitológicos, exóticos, legendarios, oníricos y a veces surrealistas. Este arte no deseaba representar la vida cotidiana ni tuvo ambiciones revolucionarias, sino que buscaba una representación sencilla y, en ocasiones, idealizada del mundo."
Fuente: EcuRed

No hay comentarios:

Publicar un comentario