Cita de “Del libro Arte Naif”, de Oto Bihalji-Merin

Cita de “Del libro Arte Naif”, de Oto Bihalji-Merin

"...La esencia y el carácter naif brotan en el campo anímico de la inocencia y la sencillez. Si el artista renuncia a ellas, pone en peligro el clima específico de su arte. A lo largo de años o decenios de actividad artística, aquel perfecciona su técnica y puede moverse con más libertad en la materia de su composición. En cambio, si su sensibilidad y receptividad disminuyen, si empieza a repetirse y se pasa a la producción en serie, puede suceder que pierda en ingenuidad y en espontaneidad imaginativa…”

Mari Pepa Estrada

Mari Pepa Estrada y Segalerva Nació en Málaga en el 1905 y muere en la misma ciudad el 2 de agosto de 1997. Era hija de José Estrada Estrada (1877-1936), abogado y ministro de Gracia y Justicia en el gobierno Berenguer (1930).

En la niñez le enseñó a moverse en la paleta de colores su tío Eduardo Estrada, ilustrador de la revista “Blanco y Negro”. Fue esposa del doctor Manuel Pérez Bryan, prestigioso médico internista y ex alcalde de Málaga. En su madurez recuperó los pinceles y su infancia y se convirtió en una pintora naif impecable y original, sucediéndose las exposiciones de éxito desde la primera en Lisboa hasta la última en el Parlamento Europeo. “Hay que ser mayor para volver a lo ingenuo, porque es necesario haber sufrido y amado muchísimo para retornar a la nostalgia, a la poesía y a la añoranza”, declaraba en una de sus últimas entrevistas.

La pintora también se dedicó con más de 80 años a la escritura. Sus Memorias tuvieron un enorme éxito y fueron reeditadas en varias ocasiones. Publicó también un libro de recetas de cocina, Comer y Callar, salpicados con sabrosas anécdotas.

«Málaga vale menos desde ahora». Estas palabras del escritor Manuel Alcántara resumen el significado de Mari Pepa Estrada para la ciudad en la que siempre vivió y de la que fue su mejor cronista.

Su vinculación con Alhaurín el Grande nace de sus estancias en la Huerta Estrada, la casa que la familia poseía en la Cuesta del Señorito. En reconocimiento de sus méritos y sus relaciones con Alhaurín el Grande, el Ayuntamiento asignó su nombre a la biblioteca pública que se inauguró en Villafranco del Guadalhorce en el año 1997.






No hay comentarios:

Publicar un comentario